Qué hacer cuando visitas al psiquiatra.

Recientemente fui a ver a un nuevo psiquiatra. Había dejado el tratamiento que tenía con el anterior unos meses atrás y quise probar algo nuevo, “una segunda opinión”.

Le expliqué brevemente la razón por la que estaba ahí y me preguntó “¿Qué síntomas tienes?” Se me hizo difícil responder, sólo le dije lo que me vino a la mente en el momento. Y me molestó un poco, me sentí como si estuviera yendo al otorrino por un resfriado, donde fácilmente puedes decir que tienes congestión nasal, dolor de garganta, etc. Pensé, “¿Cómo se supone que sepa que tales cosas cosas son síntomas de una enfermedad mental?”

No me preguntó muchas cosas y, además, fue una cita muy corta, lo cual se me hizo raro porque era la primera vez que nos veíamos. Me recetó un par de medicamentos y me dijo cómo tomarlos pero no me explicó para qué eran ni por qué me los daba.

Al final salí sintiéndome desanimada y sin ganas de volver. Y me quedé pensando en lo de los síntomas y toda la dinámica de la cita. Entonces pensé que si de entrada es difícil decirle a un extraño lo que ocurre en tu mente y hablar de tus sentimientos en general, se complica más cuando el médico lo ve como una visita de salud básica rutinaria.

Así que aquí hay algunas cosas que se pueden hacer para que las visitas al psiquiatra sean más productivas:

Hacer una lista de síntomas o situaciones en las que quieres que tu médico se enfoque. Lo primero que el psiquiatra va a querer saber es por qué estás ahí. Para poder responder, escribe las cosas que te están causando molestia antes de la primera cita, piensa en si has observado algún patrón en las reacciones que tiene la gente a tu alrededor a cierto comportamiento que tú tienes. 

Decir lo que te pasa con honestidad. Es importante decir la verdad sobre nuestro problema abiertamente para que el médico pueda hacer un diagnóstico adecuado considerando todos los factores. 

Asegurarnos de entender qué medicamentos nos están dando. Si te recetan un medicamento, tienes que saber para qué es desde la primera cita, cómo funcion, qué efectos secundarios y aproximadamente cuánto tiempo tendrás que tomarlo. 

Hacer preguntas al psiquiatra. Es necesario saber qué es lo que nos ocurre, entonces podemos preguntar cuál es el plan a seguir, por qué estamos en esta situación, qué otros recursos podemos utilizar y qué es lo que va a ocurrir a futuro. 

Escribir lo que pasa entre las citas. Si has notado cambios desde que empezaste a tomar medicamentos, cómo te has sentido desde la última vez que se vieron, si sientes que has mejorado. 

Tomar nota de las observaciones del médico. Puede servirte como referencia para la siguiente cita, cuando le hables de lo que ocurrió en el periodo que no se vieron. 

Es aterrador abrirte de esta manera con un extraño pero es un psiquiatra y tiene el potencial de ayudarte y, mientras más adecuado sea el diagnóstico, mejor será el tratamiento. Creo que hacer estas cosas puede ayudar bastante y realmente vale la pena porque es para ti, para que te sientas bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s