No puedo dormir.

pjimage

¿O es que en realidad no quiero dormir?
No puedo distinguir entre los dos conceptos, realmente no puedo.

Mis ciclos de sueño cambian varias veces al año. A veces es despertarme muy temprano y no poder volver a conciliar el sueño (menos frecuente), algunas veces es tener que tomar medicamentos para poder dormir y otras veces es no dormir hasta las cinco de la mañana y despertar hasta la una de la tarde, o algo así. Y, en ocasiones, puedo dormir tranquilamente.

Hay periodos en que duermo menos de 20 horas a la semana y otros en que duermo tal vez más de 80 horas a la semana. Los peores son cuando duermo menos (y también son los que menos han ocurrido). Me vuelvo más torpe, estoy distraída, se me olvidan cosas, tengo más accidentes y me siento terrible. Sí, la falta de sueño te puede matar.

Recuerdo que mi obsesión con la muerte empezó siendo muy pequeña, me llenaba una gran ansiedad antes de dormir porque pensaba en la posibilidad de no despertar. Y sí que quería despertar, entonces comencé a evitar el sueño (creo que sí fue por eso, pero no estoy segura aún). Me mantenía despierta jugando o pensando hasta que mi cansancio era tanto que me quedaba dormida sin darme cuenta. Hay evidencia fotográfica de mí durmiendo en el suelo o en situaciones o lugares no adecuados para el sueño. Simplemente no quería ir a dormir.

No era siempre, claro. No todas las noches me invadía la ansiedad. Y en la infancia estos episodios eran menos recurrentes que cuando crecí, pero ahí fue cuando empezaron. Con el tiempo, esa práctica de evitar el momento de ir a dormir se volvió tan común en mí que ni siquiera estaba consciente de ello. Mientras más crecía, más frecuente se volvía y más horrible se sentía.

Culpo a ese miedo a la muerte por mis problemas de sueño, pero sé que en realidad es un problema (miedo) mucho más grande. Porque muchas veces ni siquiera pienso en eso (la muerte) cuando estoy aplazando mi hora de sueño. Pero es tratar de evitar la ansiedad que implica estar sola con tus pensamientos en la cama, evitar esa sensación de enajenación porque sientes que tu existencia es tan insignificante y estúpida que preferirías no estar, evitar las olas de preocupación por lo que va a pasar al día siguiente, por cómo vas a lidiar otra vez con el mundo y con tu vida, evitar la tristeza de recordar todo lo que has dejado pasar, todo lo que quisieras hacer y no estás haciendo, todo lo que tu depresión (o lo que sea) te ha impedido hacer.

También es eludir la paranoia que consume tu mente cuando la dejas ir por esos caminos, es no pensar en todo lo que te podría pasar sólo por estar presente en el mundo, lo que le puede pasar a otros también. Y rehuir del horror que hay en el mundo, de las cosas horribles que están ocurriendo mientras tú te quejas por no poder dormir. Porque estar despierta es no poder evitar pensar en todo el sufrimiento que existe y sentirte tan mal por ello que no quieres ni pensar, quieres ser una abeja. Y por eso lo intentas evadir.

Es distraer a tu mente hasta que pueda dejar de pensar, esperar impacientemente el descanso, que tu mente se apague, que simplemente caigas dormida y disfrutes de esa inexistencia, del reposo del cuerpo, de no sentir. Porque eso es el sueño para mí, la liberación de todo eso que pasa por mi mente cuando estoy despierta. Aunque a veces también durante el sueño puedes ser miserable, cuando llegan las pesadillas. Pero esa es otra historia.

Gracias a esto, me resulta muy difícil adaptarme a los horarios comunes de actividad, porque además, supongo que por lo mismo, siempre estoy más activa en la noche, no siento sueño y me llegan muchas ideas e inspiración para todo. Esto es siempre, no sólo cuando estoy teniendo periodos de insomnio o aplazamiento del sueño.

También es complicado que la gente alrededor lo entienda. Mi mamá, por ejemplo, toda la vida me ha dicho que hay que levantarse temprano, empezar a hacer cosas temprano, que hay que aprovechar la luz del día, para ella es como un tema de disciplina. Entonces antes le molestaba mucho que yo despertara tarde y me regañaba, supongo que llegó un punto en el que se hartó y se rindió. También mi novio, a él le llega la energía muy temprano, a veces se levanta a las cuatro o cinco de la mañana a trabajar, mientras yo estoy en el sueño profundo o despierta aún, depende.

Pero lo más feo no es lo que los demás opinen, es lidiar con ello. Ya no quiero tener miedo, ya no quiero sentir cómo los latidos de mi corazón aumentan rápidamente, la dificultad para respirar, cómo mi cara se calienta, las ganas de llorar, la incomodidad física de estar en la cama y no encontrar la forma de acomodarte. Ya no quiero estar repitiéndome a mí misma todas las razones por las que debería estar durmiendo en vez de preocuparme, ya me las sé. Sólo quiero que mi cuerpo las entienda. No sé cómo hacer que lo racional se vuelva la norma, ¿o es que así es como estoy viviendo ahora? No quiero obsesionarme cuestionando mi percepción de la realidad. Sólo quiero apaciguar mi mente y estar en sosiego.

 

 

2 Replies to “No puedo dormir.”

  1. No pensé que encontraría jamás a alguien que compartiera los mismos miedos y ansiedades que yo, que el temor a la muerte fuera tan real que no te dejara dormir por las noches, que los ataques de ansiedad sean tan fuertes hasta el punto de sentir que te asfixias, que tu corazón sale de tu cuerpo y de que sientes que ya no vas a despertar… No diré que me alegra saber que no soy el único que padece de este miedo porque la verdad es algo que no le desearía a nadie, pero creo que lo importante es no dejarnos dominar por el y vivir tanto como podamos, vivir cada segundo y buscar ayuda en gente que este dispuesta a escucharnos y entendernos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s