Hablando de mi salud mental con mi mamá.

Louise Bourgeois_1red hand

Hoy reactivé una vieja cuenta de Facebook porque quería recuperar un video y, al abrirla, no pude evitar ponerme a ver lo que publicaba en esa época. También revisé las conversaciones que tenía con otras personas.

Me di cuenta de que tenía algunos pensamientos y actitudes muy similares a los que tengo ahora, en cuanto a la imagen propia, o el concepto de mí misma, pero un poco más “inconscientes”. Me sentí mal. ¿Es que no he evolucionado? ¿Me quedé estancada? ¿Cuándo empezó todo eso? En ese tiempo no había pensado realmente en mi salud mental, había visto a algunos psicólogos, pero por periodos realmente breves y no creía que tuviera un problema grave, ni siquiera me lo cuestionaba. Lo empecé a tomar en serio un par de años después, cuando mi problema empezó a impedir que me desarrollara, que avanzara con mi vida, que funcionara.

Entonces comencé a recordar las primeras crisis que tuve, los primeros episodios de autodestrucción, los primeros ataques de pánico, etc. Y la verdad, no recuerdo ni cuándo empezó, tengo diferentes recuerdos de eventos que ocurrieron, pero no tengo muy clara la cronología. Lo que sí sé es que llevo mucho tiempo siendo así.

Y con eso deduzco que he estado intentando hablar de lo que me pasa con mi mamá por mucho tiempo. Sé que, por lo menos, hace seis años, de acuerdo con facebook, ya le contaba sobre mis preocupaciones, miedo al futuro, sensación de vacío. Recuerdo que le decía que sentía que estaba podrida por dentro y que no tenía nada que aportar al mundo, que peleábamos porque no quería ir a la escuela, también recuerdo que si me invitaban a una fiesta cuando iba en la prepa, ella era la que tenía que motivarme a ir y la mayoría de las veces, no lo conseguía. Ella estuvo ahí cuando tuve ataques de pánico, cuando no podía dejar de llorar, cuando pasaba días sin salir. Pero sólo me decía que tenía que ser fuerte porque me esperaban cosas mucho más difíciles en la vida.

Cuando no quería ir a la escuela me decía que si me sentía tan mal como para faltar a clases, tenía que ir al médico urgentemente. Si le comentaba que estaba estresada por la escuela, me decía que todos tenemos estrés. Si me ponía muy nerviosa por algún evento, me decía que tenía que aprender a lidiar con eso porque si no no iba a sobrevivir en el mundo real, básicamente.

Y no la estoy culpando, también me ha dado mucho cariño y sé que me decía esas cosas porque le preocupaba, pero no sabía qué hacer ni cómo reaccionar. Lo que me pasa le provoca mucho dolor, ella piensa que es su culpa. Cree que “falló como madre”, que hizo algo mal y por eso acabé así. Se siente culpable por no haber estado mucho tiempo conmigo cuando era niña, por no haberse dado cuenta de que las cosas se estaban poniendo tan mal. Y le causa mucha tristeza ver que hay tantas cosas buenas en mi vida y que yo, de todas formas, estoy mal.

Sé que tiene todas esas ideas porque me lo ha dicho, muchas veces. Ella cree que yo no aprecio lo que tengo porque, si lo hiciera, sería feliz. Pero no es así. Y he tratado de explicárselo, le he pedido que me tenga paciencia, le he rogado que me perdone y me he abstenido de contarle muchas cosas que me han pasado para que no se decepcione más de mí, para evitar que sienta ese dolor. Porque, aunque yo le haya dicho muchas veces que no es su culpa y que ella ha hecho lo mejor que puede, sigue creyendo que ella arruinó mi vida, o algo así.

Ahora lo que hace es decirme que tengo que seguir yendo al psiquiatra y, últimamente, me aconseja buscar otras alternativas, hacer yoga y cosas así. Pero igual, cada vez que hago algo que le molesta, me pregunta si ya tomé mi medicamento. Es decir, sigue sin intentar entenderlo, sólo quiere que se acabe. Y yo también quiero eso, claro. Pero me gustaría que dejara de tener esas ideas sobre mí y que dejara de sentir que soy la prueba de su fracaso como madre. Me encantaría que no se tomara lo que digo tan personal, que no se ofendiera con algunos comentarios que a veces hago que ni siquiera tienen ese objetivo. Que dejara de decirme que tengo muchas cosas buenas y que sólo debo lograr verlas, que dejara de tener tantas expectativas de mí y que sólo me aceptara.

Pero sé que es difícil, ella también se siente mal muchas veces, está bajo mucho estrés, la mayoría del tiempo que estamos juntas sólo quiere descansar y hay muchas cosas que están pasando en su vida que también requieren atención y cuidado. Quisiera poder encontrar la manera de relacionarme con ella tranquilamente, sin estar entrando en conflicto tantas veces, sin causarle tanta angustia. Y siento que la única manera en la que puedo hacerlo es no hablando de mí, simplemente.

Sería, tal vez, compartir algunas de las cosas que nos gustan e intereses que tenemos en común. Podría contarle cosas que me ocurran en la vida cotidiana, pero sin hablar de mis sentimientos y sin reaccionar emocionalmente a lo que ella me diga.

La verdad, no creo que pueda. Por eso, también pienso que lo que debo hacer es alejarme, aunque eso también lo he intentado y me ha dicho que me extraña. Pero, creo que a la larga sería mejor para ella y tal vez también para mí. No sé cómo lidiar con esto, no sé qué debo hacer en este caso. Ya me cansé de tratar de convencerla de que lo que hago no lo hago por capricho o berrinche y de intentar demostrarle que a mí tampoco me gusta ser así.

Espero encontrar la manera de tener una convivencia más pacífica con ella, en donde las dos seamos más tolerantes con la otra y donde podamos expresarnos sin lastimarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s