¿Qué ha sido de mí?

IMG_2727.JPG

De vez en cuando reaparece alguna persona que en determinado momento estuvo muy presente y fue clave en nuestras vidas.
A veces, esa reaparición trae tristeza, otras alegría y en muchas ocasiones, indiferencia.

Lo que sí es muy común que ocurra es el deseo de parte de al menos una de las partes por saber qué ocurrió durante ese periodo de tiempo que no se estuvo en contacto con la otra parte. Y es cuando te preguntan cómo estás y qué ha sido de ti.
Dependiendo de en qué momento se perdió la conexión y de qué tan intensa era, pueden variar las respuestas. También dependen de qué tanta confianza y cariño había entre las personas.

De todas formas, es difícil contestar. Creo que muchas veces, la gente trata de enfocarse en lo positivo, en las cosas en que han progresado, cómo han crecido, en las cosas emocionantes que han ocurrido y los cambios que han venido.
Pero, ¿y si te lo preguntan en el momento en que más perdida estás?, ¿cómo explicarle a alguien que ya no te conoce lo que ha sido de ti?
Puede ser que te recuerden de cierta manera que tú has dejado de ser hace mucho. No sabemos cómo funciona la memoria de los demás.

A veces surgen anécdotas de cosas que hicieron juntos, que tienen mucho tiempo sin pasar por tu mente. Y recuerdas las creencias que tenías en esa época, las cosas que te motivaban, las que te afectaban, tus preocupaciones de aquel tiempo, lo que te apasionaba. Y puede ser que hasta sientas nostalgia.
¿Cuándo fue que se perdieron esos sentimientos, sensaciones y pensamientos?

¿Cuándo dejé de ser esa persona que recuerdas?
No sé qué decir, sé que si realmente contestara la pregunta de qué ha sido de mí, tendría que mencionar todas las veces que he entrado en crisis, todo lo que he llorado y el dolor que me ha inundado en diferentes momentos.

Tendría que tratar de expresar la soledad en la que he vivido, que ya ni recuerdo desde cuándo se siente tan inmensa. Tendría que mencionar a toda la gente que se ha ido de mi vida, cómo he experimentado el abandono en diferentes escalas y cómo he seguido existiendo, a pesar de que ha habido demasiadas ocasiones en que existir es lo que me parece más aterrador y agobiante.
Tendría que mostrarle a quien me pregunta las cicatrices en mi cuerpo, las fotografías de los lugares en que he estado (que ni tengo), lo que hay en mi corazón.
Tendría que hablarle de todas las veces que he creído que mi vida mejora y que por fin puedo ser lo que he querido para después entrar en largos períodos de depresión que han impedido que continúe, de la ansiedad que me invade en las noches, de las mentiras que he dicho para evitar esta conversación, de la decepción que he provocado en quienes se han mantenido cerca de mí, de todos los días que he pasado tirada en la cama sin querer levantarme, de mis visitas al psiquiatra.
Habría que mencionar las expectativas que otros han tenido de mí y cómo no las he satisfecho.
Tendría que contarle de todos los proyectos que he comenzado, de todo lo que he escrito y de la gente a la que he lastimado.
Tendría que hablar de todo lo que me guardado por mucho tiempo.
Tendría que quejarme, llorar más, enojarme, exponerme, dejarle ver en lo que me he convertido, lo que tal vez siempre fui, lo que soy realmente.

Y nunca acabaría.
Porque las emociones me desbordan, porque cuando dejo esos pensamientos correr, es imposible escapar la sensación de desesperación, porque seguramente la otra persona no sabría qué decirme y eso sería entendible pero yo me sentiría tonta y vulnerable. Porque entraría otro ciclo de autodestrucción más.

Por otro lado, podría hablar de lo bueno, de las cosas que me han hecho feliz, de las personas que me han dado amor, de la belleza que he encontrado en diferentes circunstancias de la vida, de lo que me apasiona actualmente, de lo que he aprendido y de cómo he logrado lidiar con lo malo. Pero esa respuesta estaría incompleta si no mencionara lo demás. Aparte, sé que a la mayoría no le interesa.

Por eso, prefiero dar una respuesta fácil, genérica y vana y guardar esa energía para compartirlo con quien sí le interesa. Y si no hay nadie interesado, tenerlo para mí misma, vivir con ello y dedicar esa energía a mi propia vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s