El amor propio requiere paciencia.

Hace tiempo decidí empezar el camino hacia el amor propio. Porque había estado envuelta en un ciclo de desprecio a mí misma, a mi cuerpo y a mis decisiones, tratando de cambiar diferentes aspectos de mi vida y sintiendo que no lograba mejorar.

Una de las cosas que comencé a hacer fue cambiar el tipo de información que consumía, especialmente en internet. Dejé de seguir a cierto tipo de cuentas en redes sociales, que sólo hacían que me sintiera mal conmigo misma, e incluso personas con las que ni siquiera tengo contacto real pero que, al ver sus cuentas en redes sociales, me comparaba y sentía que era un fracaso, por no estar haciendo cosas tan interesantes o no haber logrado ciertos objetivos que tenía, etc. Y, es que aun sabiendo que la mayoría de las cosas que vemos en redes sociales son falsas, a veces es inevitable caer en la comparación.

En lugar de eso, comencé a interesarme en temas más positivos, empecé a seguir cuentas body positive y blogs sobre salud mental. Reduje el nivel de interacción que tenía con algunas personas que realmente no tenían nada bueno que aportarme y sólo me hacían sentir mal. Y empecé a enfocarme en la relación conmigo misma y en hacer cosas que me hicieran sentir bien.

Sin embargo, me di cuenta de que el amor propio no es algo que aparezca inmediatamente. No es como que un día decides amarte y así todos tus problemas de autoimagen, toda la culpa que cargas por decisiones que tomaste y tu comportamiento autodestructivo desaparecen mágicamente.En las cuentas que sigo ahora veo muchas imágenes del tipo “ámate a ti misma” o “ama tu cuerpo”, y está muy bien pero no te dicen cómo y a veces puede parecer que es simplemente una decisión. Pero cuando llevas tanto tiempo castigándote por lo que eres que hasta estás acostumbrada, no se puede cambiar de un día a otro.

Además, en el tema del cuerpo, especialmente si se trata del tamaño de nuestro cuerpo, has estado viviendo en una sociedad que constantemente, te hace sentir mal al respecto. Has aprendido, gracias a la cultura de la dieta, que tu cuerpo necesita ser delgado para ser bello. E incluso si ya es delgado, que debes mantenerlo así por el resto de tu vida. Y eso implica muchas cosas, como que estés muy enfocada en tu apariencia física, que te preocupe lo que otros opinan de tu cuerpo, que la belleza sea una gran prioridad en tu vida, etc.

Entonces, tus problemas de autoimagen y autoestima no son tu culpa. Aunque creas que lo es, porque te falta fuerza de voluntad o pudiste haberte esforzado más, realmente lo que hay que cuestionar es la sociedad que nos enseña que algo está mal con nosotros y nuestros cuerpos. Esos problemas son culpa de una sociedad que te ha enseñado a odiarte.

A pesar de ello, sí se puede decidir salir de esa dinámica. Pero no es fácil y no es inmediato. A veces, luchar por el amor propio puede ser abrumador.

Yo tengo una personalidad que tiende a ver las cosas del modo “todo o nada”, entonces tiendo a los extremos y me cuesta trabajo encontrar el balance entre las cosas. Por eso, me ha sido difícil encontrar un camino hacia el amor propio. Y no hay realmente un camino definido, es algo que se practica diariamente, que es diferente para cada persona y que no tiene un límite de tiempo.

No tienes que lograr amarte ya ni en ningún momento determinado, para poder disfrutar de la vida y ser feliz. Lo que puedes hacer primero es buscar la aceptación.

La aceptación no implica que debas estar completamente contento o satisfecho con cómo eres o con tu cuerpo, simplemente es aceptar que así eres y no estar intentando cambiar o pensando en cambiar todo el tiempo. Se trata de ceder y de hacer la paz con tu propia vida, dejar de pensar negativamente sobre ti mismo, aunque aún no puedas hacerlo positivamente, es mantenerse neutral al respecto.

Algo que puede ayudar también es el respeto y la gratitud, pensar en las cosas que tienes actualmente y cómo tú las has conseguido. Incluso si se trata del cuerpo, es apreciar todo lo que tu cuerpo hace por ti y te permite hacer.

Igual es importante practicar la paciencia contigo mismo, tal vez aún no consigas el amor propio totalmente pero no debes castigarte por esto. Todos tenemos días malos en los que es difícil ver el lado positivo de las cosas y comenzamos a dudar de nosotros mismos, pero está bien, por eso es un proceso largo y que requiere un trabajo constante. Está bien descansar.

Y hay que recordar que es una decisión que vale la pena, que te hará bien y que aunque a veces parezca imposible, no lo es. Porque incluso las pequeñas acciones que tomamos para lograr ese objetivo, ya son ganancias.

2 Replies to “El amor propio requiere paciencia.”

  1. Te leo y me leo a mi misma hace unos años, el amor propio cuesta y cuesta mucho porque desde pequeños nos enseñan a cuidar y amar a todos y a todos menos a nosotros mismos, a mi me ayudo escribir y aun sigo en ese proceso porque como tu dices no es algo de la noche a la mañana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s