Soy body positive.

IMG_2982

Conocí el movimiento body positive hace, relativamente, poco tiempo y al igual que muchas personas, fue a través de Instagram. Me encantó que existiera toda una comunidad dedicada a transmitir mensajes positivos acerca de los cuerpos, creando espacios seguros para la expresión de ideas e inquietudes al respecto, para tener conversaciones acerca de la cultura de la dieta, la aceptación de los cuerpos, la discriminación y la diversidad.

Por mucho tiempo he tenido problemas de imagen corporal, con la percepción que tengo de mí misma y cómo me veo, pero eso no significa que no sea body positive. Si bien el movimiento promueve la aceptación y amor propios, no es sólo eso. Y aunque yo estoy en busca de esas cosas, trabajando cada día por liberarme de creencias sobre mi cuerpo que me impiden amarlo totalmente, sé que TODOS los cuerpos son válidos y que merecen respeto y amor. Sigue leyendo “Soy body positive.”

Vivir la depresión.

img_2934

Siento que llevo diez horas caminando en un piso de piedras y mis piernas tiemblan de cansancio.

Parece que esas mismas piedras, las estuve masticando todo el tiempo, mi mandíbula duele, apenas puedo pronunciar, ni se hable de sonreír.

Creo que todo el tiempo que caminé, el sol me dio de frente, porque me arden los ojos, casi no puedo mantenerlos abiertos, los párpados pesan como si también estuvieran hechos de piedras.

Y aparentemente, hice todo eso mientras fumaba sin parar porque me duele la garganta y mis labios están secos.
De alguna manera también me las arreglé

para morderme las uñas y arrancarme el pelo, me duele la cabeza. Sigue leyendo “Vivir la depresión.”

Cómo escuchar.

El ejercicio de escuchar es difícil pero muy valioso. Digo difícil porque no es algo que siempre se da naturalmente, hay que aprender a hacerlo.

La gente suele asumir muchas cosas de los demás por cómo se ven y cómo actúan. Es complicado entender lo que está pasando en la vida de los demás, pero se vuelve más difícil cuando no se escucha lo que tienen que decir. Sigue leyendo “Cómo escuchar.”

¿Qué ha sido de mí?

IMG_2727.JPG

De vez en cuando reaparece alguna persona que en determinado momento estuvo muy presente y fue clave en nuestras vidas.
A veces, esa reaparición trae tristeza, otras alegría y en muchas ocasiones, indiferencia.

Lo que sí es muy común que ocurra es el deseo de parte de al menos una de las partes por saber qué ocurrió durante ese periodo de tiempo que no se estuvo en contacto con la otra parte. Y es cuando te preguntan cómo estás y qué ha sido de ti.
Dependiendo de en qué momento se perdió la conexión y de qué tan intensa era, pueden variar las respuestas. También dependen de qué tanta confianza y cariño había entre las personas.

De todas formas, es difícil contestar. Creo que muchas veces, la gente trata de enfocarse en lo positivo, en las cosas en que han progresado, cómo han crecido, en las cosas emocionantes que han ocurrido y los cambios que han venido.
Pero, ¿y si te lo preguntan en el momento en que más perdida estás?, ¿cómo explicarle a alguien que ya no te conoce lo que ha sido de ti?
Puede ser que te recuerden de cierta manera que tú has dejado de ser hace mucho. No sabemos cómo funciona la memoria de los demás. Sigue leyendo “¿Qué ha sido de mí?”

Reflexiones sobre la tragedia.

Estos días he visto muchas publicaciones en redes sociales de gente quejándose de las actitudes de otras personas ante la tragedia que trajo el sismo del 19 de septiembre, criticando a quienes están continuando con la vida cotidiana “como si nada”, sólo por verlos en las calles, comiendo en restaurantes o haciendo sus actividades regulares, como si eso significara que no les importa nada de lo que pasó o que no han ayudado.

Pero, realmente, el continuar con la vida cotidiana hace que ciertos sectores de la economía se reactiven más rápido. No sólo quienes perdieron sus viviendas o están teniendo que desalojar por precaución han sido afectados. También la gente que vende comida en las calles, los meseros que viven de las propinas, quienes se dedican al turismo, los taxistas, quienes viven al día, las fondas a las que van a los trabajadores, las tienditas y muchísimos casos más.  Sigue leyendo “Reflexiones sobre la tragedia.”

La belleza de la desocupación.

img_2275-1

Me encanta la ociosidad y la verdad, el único club al que me uniría sería el club de la siesta.

Hay algo mágico en la desocupación, cuando dejas de cumplir con los deberes y dejas a tu cuerpo en la inactividad. Y cuando tienes la libertad de hacer con tu tiempo lo que quieras, puedes disfrutar el placer de leer un libro, de dormir, de escuchar música, de pensar en lo que te interesa, de filosofar, de tirarte en el pasto a sentir el aire en tu cuerpo, de caminar desnuda por tu casa, de bailar en la ducha, de estar.

Sin embargo, en estos días, parece que el tiempo libre es despreciado. Aunque la gente necesita descansar de las presiones y la velocidad de la vida actual, “echar la flojera” es inaceptable y se pasa por alto la necesidad del reposo.

Pero el tiempo libre es un tesoro y es nuestro. Con él, podemos bañarnos en el océano de la imaginación, soñar y crear. Hay que cultivarlo, tomar la libertad que nos ofrece. Hay que embriagarnos de su frescura y apreciar la decisión que tomamos sobre qué hacer con él.  Sigue leyendo “La belleza de la desocupación.”